“La mente es un gran órgano pero su musculatura es débil ya que nació para servir y no para dirigir. El intelecto humano es un excelente seguidor pero pésimo director. Hemos creado una sociedad que se ha olvidado del director y ha puesto demasiado énfasis en el seguidor”.

Albert Einstein

El modelo de liderazgo consciente de asyxma es un desafío para líderes que quieren expandir su consciencia y autoconocimiento agregando un nuevo background al liderazgo y a sus vidas. Líderes que desean actualizar su conocimiento trascendiendo el liderazgo técnico-estratégico hacia un liderazgo basado en valores y virtudes, integrando los aspectos hard del negocio con aspectos humano-relacionales.

Humanidad y Efectividad

El Liderazgo Consciente en la práctica potencia la capacidad de un líder para integrar dos ejes esenciales para el rol: humanidad y efectividad. Esta perspectiva posibilita el logro de objetivos sostenibles desde una plataforma de valores y comportamientos virtuosos. Este salto requiere de una actualización del mindset cultural y los modelos mentales individuales, a partir de un riguroso proceso de autoconocimiento y transformación.

Una mirada ampliada y más profunda de los procesos humanos en las empresas

Niveles de Consciencia y Liderazgo

El modelo de asyxma se basa en una perspectiva de dos niveles de consciencia bien marcados. Cada nivel está representado por características, valores, comportamientos y actitudes. Entendemos que podría haber sub-niveles pero utilizamos esta distinción para facilitar la comprensión, discernimiento y práctica.

La responsabilidad es la actitud y el paradigma de una cultura renovada, basada en valores esenciales que dan a la organización la posibilidad de una alta efectividad y humanidad

La consciencia es dinámica y dependiendo la dimensión, situación o momento podemos encontrarnos en un nivel u otro. A medida que se expande la consciencia al nivel 2 tenemos acceso a una perspectiva que trasciende los temores del nivel 1 y se despiertan deseos que van más allá de la mirada personal para crear un propósito, trascender y servir. El Liderazgo desde la consciencia de nivel 2 es un liderazgo de altos estándares de efectividad y humanidad, consecuencia de una mirada integradora del factor humano y de los procesos organizacionales.

Valores y comportamientos

Cada nivel de consciencia incluye una escala de valores determinada. El nivel 1 está predeterminado por valores culturales heredados condicionados que limitan el desarrollo del máximo potencial humano.

A medida que se accede al nivel 2 se pueden ejercer valores virtuosos que representan una conexión más profunda con nuestra mejor versión. Estos valores son la antesala de comportamientos visibles en el liderazgo y en la organización:

Liderazgo desde una consciencia expandida

Desarrollar consciencia y ejercer valores esenciales permite integrar dos ejes clave esenciales del liderazgo: humanidad y efectividad. Este equilibrio entre el poder, la virtud y la efectividad organizacional es producto de una mirada ampliada de los procesos humano-productivos.

Una consciencia de nivel 1 deriva en una mirada superficial y fragmentada de la realidad organizacional; esa ceguera se traduce en una incapacidad para actuar en forma asertiva con colaboradores y equipos, tomando muchas veces decisiones disfuncionales y/o poco efectivas.

Expandir consciencia, en términos prácticos y pragmáticos, significa alcanzar un mayor conocimiento de sí, de los colaboradores y el entorno para interrelacionar toda esta información en pos de los objetivos que se persiguen, tanto en términos de logro, como de calidad relacional y bienestar de todos. Este Liderazgo Consciente es la consecuencia de una mirada renovada que permite trascender los paradigmas disfuncionales de la vieja consciencia (ego, nivel 1).

El nivel de consciencia de un individuo, equipo o empresa impacta en los valores y los comportamientos.

Consciencia, cultura y resultados organizacionales

Todo resultado organizacional es la consecuencia, en gran parte, de su cultura ya que son las competencias de sus colaboradores que influyen en cómo se desarrollan los procesos.

Estas competencias son la sumatoria de los comportamientos que bajan en cascada desde el liderazgo a toda la organización. Esto determina cómo las cosas se hacen.

Todo manager entiende que las creencias y los valores son la antesala de los comportamientos y que, dependiendo de los mismos, la posibilidad o no de acceder a esa cultura deseada.

El modelo del liderazgo consciente amplia esta perspectiva asumiendo que el nivel de consciencia de un individuo, equipo o empresa, impacta directamente en la escala de valores y creencias. A niveles más altos de consciencia la posibilidad de valores y creencias de mayor virtuosismo y funcionalidad, impactando en la calidad de los comportamientos, las competencias y la cultura.

Menú de cierre